Voluntariado 2019

Kiongwani 2019
Kiongwani 2019

De nuevo la estancia en Kiongwani ha sido una auténtica maravilla. Sonrisas, amor, acogida, respeto, educación, colores, alegría… son varios de los adjetivos con los que definiría a este poblado africano. Es una experiencia sobrecogedora, empaparse de la cultura, reencontrarse con la gente asombrosa…pero sin duda, lo más impresionante son las niñas/os que por circunstancias “X” la vida no se lo está poniendo nada fácil…proyectos donde no solo das lo mejor de ti para hacerles una realidad más llevadera o fácil, o simplemente un poco GELEMENDE, además de establecer un vínculo que se va a quedar para ti y para ellos, para siempre. Amor desinteresado de las niñas/os, como acercan con confianza a las voluntarias/os en tan poco tiempo y como te hacen sentir de un país que acabas de conocer, tu propia casa… En realidad, eres tú quien acaba viendo la vida de otra perspectiva, con otro prisma, teniendo en cuenta que si puedes permitirte viajar para llegar hasta allí es porque tienes mucho, mucho que agradecer a Alguien…
¡¡¡El grupo de voluntariado 2019 es de diez!!! Al fin y al cabo… todos los que sumamos a este maravilloso barco del voluntariado estamos hechos de una pasta flexible y con herramientas más que necesarias para moldear por dentro, dando todo lo que tenemos a una gente que nos estará eternamente agradecidos.
¡¡¡ Graciasssssssss MZUNGUS!!!

Voluntarios 2018

voluntarios 2018Kiongwani, Kenia, creo que la gente valora lo poco que tienen, más que en nuestras tierras. Diría que, de lejos, es una sociedad más feliz que cualquiera occidental, y claro, esa sensación y sentimiento, te lo contagian.
No creo que a todos les aporte lo mismo, hay gente que les ha aportado más y gente que menos, no vas de turismo y menos aún con comodidades, tampoco comidas suculentas, pero si quieres que te sirva, lo importante, para quien se anime, es dejarse llevar, abrir el corazón y no arrepentirse de lo que ha dejado, y disfrutar del momento presente con la gente autóctonas, mayores, niños, muchos niños…..
Muchas gracias al grupo de voluntarios 2018

Felicidad

La música de fondo de este video,” happy”  williams pharrell, reza:

“Puede parecer una locura lo que estoy a punto de decir,

Luz de sol ella está aquí, …. Porque soy feliz.

Aplaude si sientes como si la felicidad es la verdad,

Porque soy feliz, aplaude si  sientes que es lo que quieres hacer…

Aplaude si sabes qué es la felicidad para ti …”

Las pequeñas acciones de la vida son la que te  ayuda a conducir una vida de felicidad. Compartir nuestro tiempo con nuestros familiares y/ o con los desconocidos  es uno de los pasos más importante que te lleva hacia ese  camino de la felicidad. Como decía Madre Teresa de Calcuta, “a veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota”.

Y también, Kofi Annan, el  que fue secretario general de Naciones Unidas, decía: “En el corazón del voluntario se encuentran los ideales de servicio y solidaridad y la creencia de que juntos podemos hacer del mundo un lugar mejor”. Unamos nuestras  fuerzas para que sea real el lema de la Asociación Maria Salus Infirmorum, “un futuro más digno”  para Kiongwani.


Guardar

Guardar

Guardar

La vida es como un espejo

Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles son los factores que destruyen al ser humano. Él respondió así:

“La vida me ha enseñado que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que el mundo está feliz, que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.

La vida es como un espejo: si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí. El que quiera ser amado, que ame”.

voluntarios
voluntarios

Guardar

Guardar

Guardar

Escuela Infantil

Complejo escolar infantil Maria Salus Infirmorum en Agosto 2016.
Este vídeo muestra imágenes de la labor de la Asociación Maria Salus
Infirmorum a favor de los niños de Kiongwani, que aprendían el
Abecedario debajo de un árbol con una mujer mayor que apena sabía leer
y escribir.
La escuela infantil “Maria Salus” en Kiongwani, Kenia se rige por las
normas del Ministerio de Educación de Kenia pero amplía el horario de
presencia de los alumnos en el centro para reforzar el aprendizaje y
que puedan comer.
Los niños de esta escuela tienen unas edades entre 3 y 5 años. Después,
con 6 años comienzan la Educación Primaria.
El objetivo prioritario de este proyecto es ofrecer a los niños de
Kiongwani la posibilidad de educarse desde su más tierna infancia.
Los resultados de este proyecto son extraordinarios, lo podemos resumir
en pocas palabras: los niños comen están bien vestidos, se educan,
socializan, se sienten queridos.

Voluntariado 2015

voluntarios 2015

“… ¿Os desvelo el gran secreto de Kiongwani? Aquí hemos venido a curarnos. TODOS volveremos a casa más sanos de lo que vinimos. Hemos aparcado la codicia, la ambición, el egoísmo, la comodidad, el acostumbramiento. Hemos roto nuestra burbuja, hemos salido de nuestro lugar de confort. Nos hemos encontrado con otros medios, con otra gente y con la necesidad de reinventarnos Y estar a la altura de las circunstancias. ¿Lo mejor? ¡Nos hemos encontrado con nosotros mismos! Kiongwani nos ha hecho mejores.

Bienvenidos a Nuestra nueva vida. Creo que estaremos de acuerdo en que hemos recuperado parte de nuestra infancia. Nuestro juego en equipo en el basket y en el fútbol, hasta en el pingpong nos hemos descubierto a nosotros mismos riendo y disfrutando del momento. Es difícil de explicar cómo aquí, a miles de kilómetros de casa, hemos encontrado el amor y el cariño que a veces es difícil ver en nuestro entorno. El amor más sencillo. Nos pasamos la vida pensando ¿qué Es el amor? ¿Qué es lo  que siento? Pues bien, en Kiongwani hemos aprendido que el amor humano no se puede planear, es tan fácil amar a un niño que con una caricia se puede conseguir la sonrisa más auténtica. Podemos hablar del amor como la importancia del bienestar del otro, nada más y nada menos, el amor como bienestar que invade el cuerpo y el alma, y que se afianza cuando puedo ver al otro sin querer cambiarlo. Los humanos estamos unidos por algo intrínseco a nuestro ser, somos hermanos y nada hay más infinito que el amor al prójimo. Es ley de la manda, TODOS cuidan de TODOS. Y eso es lo que vamos a hacer, porque ahora sabemos que además se nos da bien….”

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Agua

Agua para Kiongwani
Canalización del agua desde un acueducto procedente del Kilimanjaro que abastece de agua a Nairobi y los poblados que pueden conectarse a él. La conexión dista del poblado unos 5 Km.
Se han construido dos depósitos, uno en la parte baja del poblado, a donde llega el agua por caída libre; de este depósito se abastece, con el impulso de una bomba eléctrica, el segundo depósito ubicado en la cima de la colina del que derivan tres fuentes distribuidas en distintos lugares del poblado para que la gente pueda acceder a ellas lo más cerca posible. Todos conocemos los beneficios del agua: higiene, cultivo de alimentos, producción de material para la construcción de edificios (adobes) etc.
De todo ello pueden beneficiarse ahora los habitantes de Kiongwani. Gracias a las personas solidarias que lo han hecho posible.

Kiongwani

María Salus infirmorum “por un futuro más digno” para Kiongwani-Kenia. Dicho poblado dista de la carretera principal unos 5 Km, y a 94 de Nairobi. Se accede a él por unos caminos muy accidentados, en nuestra primera visita observamos que carecían de agua, de luz eléctrica, alimentos, etc. Agrava esta situación la escasez de lluvias en toda esta zona.

"Por un futuro más digno"